Life skills: la clave para sobrevivir en el entorno laboral.



Por. Maestro Gustavo Adolfo López Corona, Director de la División de Educación Continua en la Escuela Bancaria y Comercial

Durante mucho tiempo ha existido cierta desvaloración de las habilidades que nos permiten el logro de los resultados en las organizaciones, las llamadas softskills o habilidades suaves, pero éstas… ¡Son las más difíciles de desarrollar y formar en las personas!

A las habilidades técnicas como los procedimientos productivos o el manejo de un software se les ha llamado “hard”, ya que se asocian a herramientas de trabajo manual, pero en realidad, si bien es una actividad constante y de precisión, estas tareas son más fáciles de enseñar a través de procedimientos, pasos, manuales e instructivos.

A diferencia del uso de una herramienta, no existe el paso uno, dos y tres para ser un buen líder, el manual de procedimientos para la escucha activa, o el instructivo para el trabajo en equipo, esas habilidades se deben desarrollar a través de métodos prácticos y la guía de personas expertas que transmitan las mejores prácticas a través de una modalidad vivencial.

Aprender liderazgo, negociación o trabajo en equipo -tres de las habilidades de mayor importancia para el trabajo diario- no sólo tienen impacto en el ámbito laboral, sino en cada aspecto cotidiano. Se es buen líder en la comunidad, un buen negociador en el equipo deportivo o un buen trabajador en conjunto dentro de las actividades del hogar. Es por eso que, para hacerle justicia a estas importantes competencias, debemos llamarles life skills: aquellas que nos ayudan en cada aspecto de nuestra vida.

Practicar estas habilidades es como aprender un arte marcial: se requiere disciplina y fortaleza para enfrentar los combates, inteligencia para aprovechar la fuerza y usar las distracciones del contrincante a nuestro favor. Pareciera que un combate marcial es muy diferente a la relación en la oficina del día a día; pero en ese caso el poder de los puños o las piernas se sustituye por la jerarquía, el poder, la experiencia y las pasiones humanas.

Una negociación es una especie de combate pacífico en donde dos o más personas buscan que su interés prevalezca. Por ejemplo, negociar con un cliente molesto requiere identificar que su incomodidad por un mal servicio está acompañada de otros aspectos más allá de los propios del negocio, como la frustración o incluso problemas personales. Un buen negociador debe saber resolver la situación sin desenfocarse en cosas que van más allá del incumplimiento de la promesa del negocio y sin agravar la situación.

Es por lo anterior que cuesta tanto trabajo formar buenos negociadores o líderes, porque se les pide tomar “decisiones objetivas” cuando las personas no somos objetos, somos sujetos con pensamientos y decisiones subjetivas; gracias a esto aquellas personas que han desarrollado una competencia que encamine a los demás poniendo balance en lo personal y en los resultados de la empresa son muy valoradas por las organizaciones.

A lo largo de sus más de noventa años, la EscuelaBancaria y Comercial se ha relacionado con algunas de las organizaciones más prestigiosas que emplean a sus estudiantes y exalumnos, lo que le ha permitido a la institución recibir retroalimentación de las habilidades necesarias para el éxito profesional.

Con la mira en el año 2030, la EBC ha incorporado en todos sus programas de estudio las nueve life skills más valoradas por las organizaciones:

  1. Madurez social: comprender, valorar y asumir normas sociales.
  2. Aprendizaje: dominar nuevas tareas.
  3. Autodesarrollo: actualizar los aprendizajes de forma constante.
  4. Liderazgo: guiar a grupos e individuos hacia la obtención de objetivos.
  5. Autoconfianza: solucionar conflictos o tareas con seguridad tanto en sí mismo, como en sus capacidades.
  6. Enfoque a resultados: establecer objetivos y monitorear los resultados para su cumplimiento.
  7. Apertura al cambio: comprender, aceptar y manejar nuevas ideas o enfoques.
  8. Iniciativa: emprender proyectos de manera independiente, anticiparse a los hechos y asumir riesgos.
  9. Innovación: aportar soluciones creativas a situaciones de trabajo o problemas en constante cambio.

La EBC ha incorporado esta forma de aprender a través de actividades pedagógicas en todos sus planes de estudio, con el afán de que sus egresados no sólo sean diestros en el manejo de las finanzas, la contabilidad y la gestión; sino hábiles profesionales que se abran paso ante el entorno cambiante.

Estas habilidades permiten enfrentar situaciones tanto cotidianas como extraordinarias; sin duda alguien que desarrolló estas life skills pudo enfrentar mejor las dificultades del período pandémico, e incluso ver oportunidades en donde otras personas sólo veían caos.

A diferencia de los aprendizajes que preparaban a las personas para una tarea específica y los encasillaban a una profesión única; el aprendizaje a lo largo de la vida y el desarrollo de estas habilidades permiten que los profesionales se incorporen a actividades diferentes, culturas organizacionales distintas, entornos nacionales diversos y situaciones adversas conforme lo demandan las cambiantes realidades de los negocios y las relaciones de nuestro planeta.

Artículo original publicado en GeneraciónUniversitaria


Te Recomendamos Leer

La formación más allá de las aulas.

El Universal - Tu voz | 2023-01-19

El nuevo perfil del docente

Generación Universitaria | 2023-01-03

Finanzas 2.0

BMV | 2022-09-02

Excelencia educativa, la mejor inversión

Diario de Yucatán | 2022-06-29

Impulso del sector fintech en México

El Empresario | 2021-09-15

Del marketing al activismo empresarial

El Empresario | 2021-05-21

El motor del ahorro en el emprendimiento

El Empresario | 2020-12-10