Crisis como mecanismo de crecimiento financiero


Por. Consultor en finanzas y administración, Docente de la Escuela Bancaria y Comercial Campus Mérida, Ing. Miguel Alejandro Luque Díaz.

Las crisis económicas han sido lecciones que nos han llevado a comprender los límites de la producción y el crecimiento económico, de cada una de ellas, hemos aprendido diferentes lecciones: analizar y regular la liquidez, cuidar el nivel de apalancamiento (qué tanto debemos, contra lo que tenemos), implementar mejores prácticas operativas (eficientizar procesos), y mantener capital suficiente para enfrentar riesgos venideros. Pero lo más importante es que nos ha ayudado a entender que toda crisis es parte de un ciclo natural que debe cambiar para mantener los recursos en equilibrio (oferta y demanda) y que estos ciclos se pueden anticipar.

Imagina que tienes un amigo que inventa la máquina del tiempo, y al igual que en Volver al Futuro II, tiene en su poder un almanaque, pero financiero, sabe exactamente qué acciones subirán y caerán durante los siguientes 10 años; a pesar de que no podemos viajar al futuro, es posible anticipar o leer los mercados para comprender qué ocurrirá, una premisa importante dentro del análisis técnico es: “La historia siempre se repite”, por lo que, si después de todas las crisis que han ocurrido los mercados han repuntado a mejores niveles ¿esta vez será diferente?

Ahora supongamos que nos encontramos en una crisis económica y tienes capital suficiente para invertir, escuchas o lees que la empresa “XYZ” está invirtiendo en mejorar su estructura operativa, adaptando nuevas tecnologías a sus productos y procesos, así como incrementando sus recursos para tener nuevas líneas de negocio. Estás tan seguro que la empresa crecerá, y confías en que el valor de la acción subirá un 150% dentro de 3 años, claro, hoy se encuentra con un valor muy bajo debido a la crisis y no por una mala administración del negocio, ¿qué harías si te encuentras con esta joya?

Este pensamiento o enfoque que tiene un inversionista es el mismo que debería tener el dueño de un negocio, administrador general o director. Un negocio en marcha, con buenas proyecciones de crecimiento en el futuro, buena estabilidad operativa y de costos, podrá incrementar su valor si al momento de una crisis aprovecha la oferta de recursos económicos, se adapta al nuevo ciclo natural y mejora su estructura operativa.

Previo a una crisis, es decir en pleno auge, una industria o sector lidera el crecimiento económico del mercado, los recursos se concentran en ese sector o industria. En esta etapa observamos un alto crecimiento del mercado, así como un alto nivel en las tasas de interés con lo que se intenta mantener un crecimiento orgánico en el mercado; las empresas enfocadas a esa industria o sector, tienen más recursos que nunca: mayor mano de obra, capacidad y producción al tope, mejores utilidades y generación de efectivo.  

Durante una crisis, la industria o sector líder sufre un ajuste, alguna variable productiva provocó escasez en la fabricación o servicio que ofrece, por lo que el sector frena de golpe generando una reacción en cadena a todas las industrias que de alguna u otra forma están ligadas entre sí, por lo que todas sufrirán el impacto inmediato. Las empresas comenzarán a estructurarse mejor: reducirán recursos productivos para adaptarse a los nuevos niveles de demanda, adquirirán tecnologías nuevas para incrementar su eficiencia operativa y buscarán mejorar sus márgenes de utilidad (reduciendo costos proporcionalmente a la reducción de ingresos).

Además, en el periodo de crisis, los bancos centrales reducirán las tasas de interés, por lo que los créditos serán más baratos (pagarán menos interés). Con lo anterior, en un escenario postcrisis, se generará inflación, es decir todo subirá de precio generando más ingresos por ventas, pero a mayores costos.

Es aquí donde aplicamos el concepto financiero “Buy The DIP”, “compra cuando el mercado está bajo”. Si durante una crisis la empresa reduce su estructura operativa y mejora la tecnología, tendrá mayor beneficio o utilidad en un escenario posterior. Sin embargo, se debe tener en cuenta que los precios subirán, en este momento es cuando la empresa debería invertir en inventarios de materia prima, de producto terminado o en proceso para aprovechar el descuento, los inventarios tenderán a subir de precio por los efectos inflacionarios, de tal modo que se adquirirán baratos para luego venderlos a precios más elevados en un escenario post crisis.

Pero si estamos en crisis ¿cómo financiar esta inversión?, es el momento de aprovechar el descuento de créditos y solicitarlos con tasas de interés bajas. Si se aprovecha la reducción de tasas para financiar la adquisición de recursos que en el futuro generen mejores rendimientos, estamos apostando por un crecimiento sostenido en el negocio.

Artículo original publicado en Blog BMV

 


Te Recomendamos Leer

Finanzas 2.0

BMV | 2022-09-02

Excelencia educativa, la mejor inversión

Diario de Yucatán | 2022-06-29

Impulso del sector fintech en México

El Empresario | 2021-09-15

Del marketing al activismo empresarial

El Empresario | 2021-05-21

El motor del ahorro en el emprendimiento

El Empresario | 2020-12-10