Construye tu estrategia de inversión en tres pasos


Por: Félix León Rojas, docente de la Maestría en Dirección Financiera en la EBC

Una pregunta muy frecuente en el tema de inversiones es ¿en qué instrumento o inversión me conviene poner mi dinero?, y la respuesta adecuada, aunque parezca genérica es: depende; ya que en general casi todos los medios y empresas podrían ser aceptables.

Para contestar a esa pregunta correctamente es importante primero hacer un análisis desde al menos tres enfoques:


1. Definir el objetivo y meta de inversión.

El primer paso es definir qué espero lograr con la estrategia de inversión, algunos de los objetivos comunes son:

- Preservación del capital: evitar o minimizar las pérdidas.

- Generación de ingresos: por intereses o dividendos (rendimientos que se pagan a los accionistas de una empresa).

- Apreciación del capital: buscar activos financieros subvalorados con potencial de crecimiento. 

2. Establecer el perfil y horizonte de la inversión.

Se refiere a las características del inversionista, este perfil dará marco a las decisiones que se tomarán en relación con los diversos instrumentos de inversión que existen en el mercado, incluido su nivel de tolerancia al riesgo.

El rendimiento esperado estará siempre correlacionado a la tolerancia de riesgo; una mayor expectativa de rendimiento siempre viene acompañada de un mayor riesgo. En este sentido se pueden identificar al menos tres perfiles:

- Conservador: es aquel que está menos dispuesto a ‘soportar’ el riesgo, prefiere tener su dinero seguro, aunque gane menos.

- Moderado: busca obtener buenos rendimientos, pero sin asumir un elevado riesgo. Procura mantener un balance entre rendimiento y seguridad; sus objetivos de inversión son de mediano y largo plazo.

- Agresivo: es tolerante al riesgo. Busca altos rendimientos, por lo que está dispuesto a asumir variaciones importantes en sus inversiones a cambio de tener una elevada rentabilidad en el futuro, su objetivo de inversión es a largo plazo 

El horizonte de inversión es el período de tiempo por el cual una persona planifica efectuar colocaciones de dinero en distintos tipos de activos con el objetivo de obtener una ganancia. Al horizonte de inversión se le suele clasificar en:

- Corto plazo: hasta un año. Para este horizonte de inversión se privilegia la liquidez y la obtención de un rendimiento estable, pero sin arriesgar el capital invertido.

- Mediano plazo: de uno y hasta cinco años. Su plazo permite tolerar fluctuaciones de precios en el corto plazo, el objetivo es lograr una rentabilidad mayor.

- Largo plazo: más de cinco años. Para este horizonte de inversión el objetivo es lograr un fuerte crecimiento del capital.

3. Definir una estrategia.

Se refiere a los caminos elegidos para obtener mejores rendimientos en las inversiones realizadas, estas estrategias dependerán del perfil del inversionista y horizonte de inversión; en renta variable se pueden clasificar en:

- Valor: se trata de encontrar empresas cuyos precios de las acciones no reflejen necesariamente su valor fundamental, negocios que coticen a un precio bajo y que con el paso del tiempo el mercado reconoce su valor adecuado, con lo que el precio aumenta.

- Crecimiento: se refiere a empresas que se espera crezcan más rápido que el resto (ya sea por ingresos, flujos de efectivo y definitivamente por las ganancias en el futuro). No se espera recibir dividendos, son inherentemente más riesgosas, pueden ser las más adecuadas para los inversores tolerantes al riesgo con un horizonte de tiempo más largo.

- Valor de capitalización: se refiere al tamaño de la empresa y dependiendo del objetivo que se persigue, el tamaño de la empresa ofrecerá diferentes características que pueden potenciar su resultado.

Existen estrategias más complejas o elaboradas, pero en cualquier caso estos tres enfoques son la base para comenzar, y en conjunto con inversiones en renta fija, conforman una estrategia integral de inversión.

Actualmente existen muchos sitios web de acceso a cualquier persona que con un capital inicial de MXN $100.00 te permiten comenzar una inversión en la bolsa, por otro lado, siempre podrás acudir a los asesores financieros para recibir una consultoría personalizada y especifica adecuada a tus expectativas y posibilidades.                               

Artículo original publicado en el blog de la BMV


Te Recomendamos Leer

Finanzas 2.0

BMV | 2022-09-02

Excelencia educativa, la mejor inversión

Diario de Yucatán | 2022-06-29

Impulso del sector fintech en México

El Empresario | 2021-09-15

Del marketing al activismo empresarial

El Empresario | 2021-05-21

El motor del ahorro en el emprendimiento

El Empresario | 2020-12-10