¿Quieres compartir este artículo?

Empoderamiento
una estrategia
de Liderazgo

El concepto de empoderamiento y sobre todo en las organizaciones es muy utilizado hoy en día, fundamentalmente cuando se habla de Cooperación, Crecimiento, Desarrollo y Liderazgo Organizacional.

Cuando escuchamos o leemos sobre empoderamiento, lo primero en lo que pensamos es en otorgar poder, sin embargo, ¿es realmente esto el significado de empoderamiento? Comencemos con revisar algunas definiciones:

Después de estas definiciones nos preguntaremos;
¿Qué es entonces el Empoderamiento Organizacional?

Empoderamiento:

  • “Proceso mediante el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo en cuanto forman parte de un grupo social, para impulsar cambios positivos en las situaciones en las que viven”.
  • “Es cuando las personas y/o grupos organizados cobran autonomía en la toma de decisiones y logran ejercer control sobre sus vidas basados en el libre acceso a la información, la participación inclusiva, la responsabilidad y el desarrollo de capacidades”.
  • “Es el proceso de cambio en el que las personas aumentan su acceso al poder y como consecuencia se transforman las relaciones dentro de una organización independientemente del rango o estatus del individuo dentro de la misma”.

Inteligencia 
emocional y 
productividad

El empoderamiento organizacional se refiere a brindar autoridad a los colaboradores para tomar decisiones y actuar sin tener que buscar aprobación, esto significa dejar que la gente use su propia inteligencia, experiencia, intuición y creatividad, hacer que se involucren en las operaciones de la organización, escucharlas y aprovechar sus ideas para ayudar a que la organización mejore y tenga éxito.

¿Y cómo empoderar a los colaboradores?

A continuación mostramos algunas prácticas.

  • Cambio de papeles: Asignar al colaborador una ampliación de actividades funcionales, que contribuyan a fortalecer su desempeño laboral.
  • Dirigir Pensando: El empoderamiento florece en una atmósfera de apertura, buena comunicación y confianza, por lo que recomendamos acortar las líneas de comunicación entre los niveles de la empresa, romper las barreras de los puestos y desarrollar una mejor comprensión y cohesión en la organización.
  • Delegar: La delegación es quizás el mecanismo más importante para promover el empoderamiento, ya que implica involucrar a otros en la tarea, permitiéndoles aportar desde su visión, dándoles un espacio en la toma de decisiones y en la responsabilidad de los resultados. Se pueden utilizar dos formas de delegar tareas o actividades:
    • Delegar por tareas: Consiste en indicarle a un colaborador que realice alguna tarea, generalmente sencilla y no periódica, la cual puede requerir supervisión de parte de quien delega.
    • Delegar responsabilidades: Consiste asignar una responsabilidad a las actividades funcionales del colaborador. Esta nueva responsabilidad requiere de elegir al colaborador más indicado por su capacidad y confianza. Es importante habilitar o capacitar al subordinado. No requiere de supervisión, pero es necesario que el subordinado entregue resultados.
  • Rotación de puestos de trabajo: desempeño laboral.
  • Capacitación: Identificar las brechas entre lo que debe hacer un colaborador y lo que hace actualmente y una vez identificadas las brechas, capacitar a los colaboradores bajo una orientación hacia un cambio en los conocimientos, habilidades y actitudes.
  • Evaluación de desempeño: El Empoderamiento requiere desarrollo de cada uno de los empleados de la empresa. La evaluación de los colaboradores es un proceso de retroalimentación integral sobre el desempeño de sus funciones o responsabilidades con la finalidad de desarrollarlos o promoverlos a otras responsabilidades, otros niveles de jerarquía o áreas de la empresa. (esto está sujeto a puestos vacantes y políticas de empresa, entre otras).
  • Autodirección: La autodirección es consecuencia inmediata del empoderamiento, pero no tiene lugar a menos que los directivos liberen el control que ejercen sobre los individuos y los equipos de trabajo. Es preciso establecer en las primeras discusiones sobre el tema de la autodirección y que grado de libertad tendrá la persona o equipo a la hora de tomar decisiones. Toda organización debe buscar el equilibrio justo de la libertad otorgada a sus colaboradores y el seguimiento a políticas o normativa de la misma.

Adicional a las prácticas anteriores, una figura clave que contribuye de manera directa en el empoderamiento de los colaboradores son los líderes de la organización. A continuación se enlistan algunos consejos para impulsar el desarrollo del personal por parte de los líderes:

1. Conversaciones genuinas con los colaboradores

Conversar con los colaboradores y estar abierto a escuchar es, sin duda, el primer paso para la implementación de acciones en pro del empoderamiento. Una conversación que les permita sentirse cómodos en su lugar de trabajo, en un ambiente de confianza tratando de ser más productivos

2. A mayor autonomía, mayor es el compromiso

El líder desde su posición puede crear procesos que permitan aumentar la autonomía entre los colaboradores; esto es sumamente importante, ya que los colaboradores se sentirán mucho más comprometidos y confiados. Recordemos que ellos son los primeros embajadores de la cultura organizacional y marca.

Las personas comprometidas buscan hacer un excelente trabajo y quieren ser capaces de corregir problemas sin tener que atravesar por un largo proceso burocrático. Al dar poder y autonomía al equipo, la satisfacción de los clientes se multiplica y la percepción se transforma positivamente.

3. Entrenar a los colaboradores para tomar decisiones

Los colaboradores deben ser capaces de cuantificar los efectos de cada una de sus acciones dentro de la organización y entender qué niveles de la misma se verían afectados por sus decisiones para que puedan tomarlas de forma mucho más sabia. Esto sólo se puede lograr con absoluta transparencia sobre la situación actual de la organización, es decir comunicación y la apertura completa por parte de los líderes

4. Confiar en los colaboradores

Suena lógico, pero la realidad es que muy pocos líderes realmente lo hacen. Una vez que los colaboradores han sido capacitados adecuadamente, es necesario confiar en que ellos tomarán las mejores decisiones para el bienestar de la organización y los clientes.

Confiar en el equipo significa también confiar en uno mismo, en las prácticas de reclutamiento y selección y en los programas de inducción y capacitación. Después de todo, el líder es quién contrató a los colaboradores para realizar determinadas tareas y quien les enseñó y guió por las particularidades necesarias para adaptarse a la compañía.

5. Olvidar el control, elegir el Mentoring

Construir una cultura organizacional sólida no es rápido ni sencillo. Cambiar la estructura de control de una organización es una estrategia a largo plazo que necesita de una visión acorde. En un esquema de colaboradores empoderados, el líder se convierte en un importante orientador que ofrece apoyo e incluso mentorea a sus colaboradores y se centra en su comportamiento más que en sus resultados. Los gerentes siempre están midiendo entregables tangibles de una persona, pero los mentores suelen enfocarse en el cómo y el por qué de cada decisión.

Cuando las personas se sienten capaces, el placer por el trabajo crece exponencialmente, y así como el sentimiento de control de sus carreras. Hay que observar lo que sucede cuando se renuncia a la parte de poder, ¡son sorprendentes los resultados!

Una vez que hayamos aplicado estás técnicas, debemos identificar o lograr que nuestros colaboradores demuestren actitudes de empoderamiento, es decir demuestren liderazgo en cualquier tarea o actividad que realicen.


Ing. Fabiola Galván Almada
Gerente de Proyectos EBC | Educación Corporativa

Conclusiones

Empoderar a los colaboradores no significa darles sólo poder; más bien consiste en liberar los conocimientos, la experiencia y la motivación que ellos poseen para la toma de decisiones, que favorecerán el desarrollo integral del colaborador y por ende, la productividad, calidad y competitividad de la organización, siempre y cuando directivos y colaboradores estén conscientes de que es un proceso de mutuo acuerdo y de aprendizaje continuo.


Referencias bibliográficas:

  • Desarrolle su Potencial al Máximo De Lloyd – Berthrlot Grupo editorial iberoamericana Publicación 28/03/1996

  • http://www.dicc.hegoa.ehu.es/listar/mostrar/86

  • https://brizas.wordpress.com/2010/10/05/definicion-de-conceptos-empoderamiento-i/

  • https://es.slideshare.net/alexander_hv/empoderamiento-organizacional

  • https://www.entrepreneur.com/article/269063

  • http://www.ehowenespanol.com/empoderamiento-organizacional-info_243479/