México en Austria
Icono ventana

Amy Tiana Noyola Brane*

Realicé mi intercambio en Austria, durante mi penúltimo semestre como estudiante de la Licenciatura en Finanzas y Banca. Este país, ubicado en el centro de Europa, me permitió conocer parte de su cultura y disfrutar de su gente y su belleza. Fui a la universidad Fachhochschule Vorarlberg, que se encuentra en una pequeña ciudad llamada Dornbirn, aproximadamente a quince minutos de Suiza y a veinte de Alemania.

Esta decisión es definitivamente la mejor que he tomado en mi vida, ya que me permitió un crecimiento inimaginable, crear vínculos con todo tipo de personas, aprender tanto de mí y desarrollar más la capacidad de empatía con gente diferente y con culturas distintas.

Una de las experiencias que recuerdo con mucho cariño fue la que viví cuando, a manera de trabajo escolar, preparé una detallada descripción de las diferencias entre Dornbirn y San Luis Potosí, y cuando la expuse ante un público conformado por los alumnos de nuevo ingreso, los alumnos de intercambio y la presidenta municipal.

Antes de la exposición, me presentaron a la presidenta municipal, a la directora de la Universidad y a algunas otras personalidades importantes de la Ciudad. Me mostraron el lugar y pensé que no iría tanta gente, por lo que no debería preocuparme. Mientras me preparaba con el material que expondría y se acercaba más el tiempo para que iniciara el encuentro, noté impresionada que la Casa de Cultura se encontraba llena. Me impactó ver la cantidad de personas en el lugar. Si antes no estaba nerviosa, en ese momento sí lo estuve.

Después de las introducciones de rigor, el primero en presentar su experiencia fue un compañero holandés, quien mostró sus imágenes favoritas de la ciudad tomadas durante el semestre. Tocó el segundo turno a un compañero noruego, quien en su presentación habló de sus actividades favoritas en Dornbirn y algunas fotos de los paisajes bellos del pueblo y sus alrededores.

Finalmente, pasé al micrófono y comencé a hablar (todas las exposiciones fueron pronunciadas en inglés). Empecé señalando la ubicación de San Luis Potosí en México. Luego hablé de las monumentales diferencias en arquitectura, gastronomía y otras costumbres de mi ciudad de origen. El auditorio escuchaba cada una de mis palabras con atención, pues mediante mi narrativa, lograba presentarles una realidad lejana, llena de folclore y riqueza cultural. El tiempo de esta presentación continuaba sin interrupciones y fue así como logré profundizar más en temas como las actividades diarias de mi comunidad: desde lo más cotidiano, como ir al supermercado o tomar el transporte público, hasta lo más sublime de mi vida, como mis pasatiempos y otras ocupaciones dominicales. Lo anterior pudiera parecer contenido muy básico para presentar ante un foro de tal magnitud, pero ése fue precisamente el propósito de esta experiencia: expresar mi realidad y mis costumbres más arraigadas ante aquellas personas interesadas en descubrir lo que hay más allá de sus fronteras.

Sin duda, esta práctica fue enriquecedora en todos los sentidos, pero algo que puedo resaltar con total certeza, son las similitudes entre nuestras culturas, pues en este país la gente es amable y dispuesta a ayudar siempre, como lo somos los mexicanos.

Por supuesto, también invité a los asistentes a que decidieran realizar su intercambio en la Escuela Bancaria y Comercial, pues les mencioné que es una institución de excelencia donde pueden tener una gran experiencia académica y personal…

¡Me sorprendió la habilidad que tuve para desarrollar los temas de manera divertida y para controlar los nervios!

Al estar hablando de México, noté muchos rostros sonrientes, conmovidos y sorprendidos por mis palabras. El público se vio muy interesado en los subtemas que abordé y, al final, recibí comentarios positivos, tanto de gente conocida como de gente desconocida. Incluso, meses después aún me encontraba con personas que me recordaban por mi exposición.

Este tipo de encuentros aumenta la experiencia y la autoestima. No todos los días te invitan a hablar de tu lugar de origen frente a gente extranjera que no conoces y en una lengua que no es la materna.Tengo la certeza de que no sólo contagié mi alegría y mi amor por México, sino que, además, eliminé algunas ideas negativas que de nuestro país se tienen en otras latitudes.

Agradezco infinitamente a la Escuela Bancaria y Comercial por la puerta que me abrió para estudiar en Austria.

Tú puedes viajar a Austria y estudiar en Dornbirn, porque tenemos un convenio de intercambio académico con la FH Vorarlberg University of Applied Sciences. Si estudias en la EBC y quieres cursar allá todo un semestre de tu carrera, búscanos en la Coordinación de Relaciones Internacionales de tu campus.

* Alumna de octavo semestre de la Licenciatura en Finanzas y Banca.