Los números
del Super Bowl

Icono ventana

Sergio Méndez Ramos*

Son pocos los acontecimientos deportivos capaces de concentrar durante un momento la atención de millones de personas alrededor del mundo, y el Super Bowl es uno de ellos. Esta justa deportiva es la que mayor cantidad de espectadores reúne anualmente en Estados Unidos y la segunda con mayor audiencia en el mundo entero, sólo detrás de la final de la Champions League.

El Super Bowl es la final de campeonato de la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés), la cual es la conclusión del campeonato de fútbol americano más importante en Estados Unidos y en el mundo entero. Se calcula que, tan sólo en 2018, más de 110 millones de estadounidenses y aproximadamente cien millones en el resto del mundo sintonizaron el partido.

Sin embargo, en esta ocasión más que reflexionar sobre la trascendencia deportiva del encuentro, nos centraremos en el negocio que envuelve el partido, sus principales vertientes y algunos datos curiosos que no está de más compartir.
Cada año, esta final deportiva rebasa sus propias cifras de ganancias, las más altas del mundo deportivo (más altas, incluso, que las ganancias de las Olimpiadas).

La publicidad en el Super Bowl

Algunos de los espacios publicitarios más caros que existen en el mundo de la televisión son aquellos que se transmiten durante esta final de fútbol americano. En 2018, una cápsula de treinta segundos costó aproximadamente 5.5 millones de dólares, debido a que los niveles de audiencia del acontecimiento garantizaban que el mensaje llegaba a 110 millones de usuarios, impacto comparable al de las estrategias de mercadotecnia de varios días, semanas e incluso meses.

Durante la quincuagésima segunda edición del Super Bowl, fueron transmitidas alrededor de ochenta cápsulas publicitarias, hecho que generó ganancias por más de 380 millones de dólares. Para 2019, se calcula que las ganancias por publicidad durante la transmisión serán superiores a los 400 millones de dólares.

El espectáculo intermedio

Uno de los momentos con mayor expectación a lo largo del Supertazón, es el espectáculo intermedio, el cual tiene una gran repercusión en el mundo artístico, a la vez que genera mucha conversación en las redes sociales, incluso llegando a superar al mismo partido. Por tal motivo, se invierte en él sumas millonarias.

Fue en 2017 cuando se realizó el acto más caro de la historia de la NFL: un concierto de quince minutos de Lady Gaga, al que se le invirtió aproximadamente diez millones de dólares. Para 2019, la encargada del espectáculo fue la banda estadounidense Maroon 5 (la idea original era contar con Rihanna, pero la cantante rechazó la invitación, como un gesto de apoyo a Colin Kaepernick, quien en 2016 protestó contra las políticas racistas de Donald Trump).

El premio a los ganadores

El negocio del Super Bowl no es exclusivo de los medios de comunicación y de dueños de los equipos protagonistas. Los jugadores también se benefician de las ganancias: la NFL otorga a cada uno de los miembros del equipo ganador un bono superior a los noventa mil dólares, mientras que a los jugadores del equipo perdedor les corresponde un bono personal de 46 mil dólares.

Otra de las recompensas que reciben los ganadores del encuentro, es el mítico anillo de campeón, considerado una verdadera pieza de alta joyería que tiene un valor superior a los 65 mil dólares.

Datos curiosos

  • El trofeo Vince Lombardi, que se entrega al ganador, está elaborado en plata por Tiffany & Company y tiene un valor aproximado de 25,000 dólares.

  • Durante el Super Bowl de 2018, se consumieron en Estados Unidos alrededor de 51.7 millones de cajas de cerveza.

  • Los espectadores del Supertazón consumen cuarenta toneladas de aguacate, por lo cual es una fecha importante para los productores de esta fruta.

  • Los alimentos que mayor consumo registran durante el Super Bowl son los nachos, el guacamole, las alitas de pollo y la pizza

  • La demanda de pizza crece cerca de 350% durante la transmisión del Super Bowl.

  • En la edición de 2018 se consumieron cerca de 1.35 mil millones de alitas de pollo.

  • Después de que Janet Jackson y Justin Timberlake protagonizaron un escándalo conocido como Nipplegate (2004), la transmisión del partido tiene un retraso de varios segundos.

*Redactor creativo

<