La vida a los 90
Lo que vimos, lo que vemos y lo que veremos

La Escuela Bancaria y Comercial cumple noventa años de haber sido fundada. Somos, por ese simple hecho, una comunidad que ha vivido directamente y muy de cerca los grandes momentos del México moderno y de la reciente historia universal, dentro de la que han ocurrido conflagraciones mundiales, consolidación de instituciones, creación de nuevos estados, desaparición de regímenes, establecimiento a ultranza de sistemas económicos injustos, crímenes de lesa humanidad, progresos sorprendentes, penurias indignantes, grandes descubrimientos, nuevas ideologías, invenciones admirables y creaciones artísticas que se han vuelto parte consubstancial de la realidad humana.

Hemos vivido esos momentos y esa historia de manera directa, incluso por dentro: basta recordar, para comprobarlo, que somos la respuesta que en 1929 dio el Banco de México a la necesidad de capacitar a sus propios colaboradores.

Estamos, pues, inmersos en la historia económica, financiera, social y educativa de nuestro país, y nos hemos fijado un compromiso permanente, una misión constante: formar profesionales emprendedores que se distingan en el ámbito de las organizaciones por su saber, por su hacer y por su ser.

En este tiempo, además de noventa años, hemos cumplido otras cosas igualmente valiosas: sueños, compromisos y objetivos. Y estamos convencidos de que, sobre todo, hemos cumplido con la sociedad mexicana, al ofrecer educación superior de calidad, cosa que, por supuesto, seguiremos haciendo.

Durante 2019, como sucedió en cada uno de los ochentainueve anteriores, viviremos grandes acontecimientos, muchos generados por nuestro entorno político, cultural, económico y social, y muchos otros gestados desde el interior mismo de nuestra propia comunidad.

Con esos acontecimientos, es decir, con la realidad que nos está tocando vivir a los noventa años, sabremos reforzar nuestra misión, iluminar nuestra visión y practicar nuestros Principios Institucionales: somos estudiantes para siempre, somos impulsores de progreso, somos honestos y socialmente responsables .

Sin embargo y aunque lo anterior es muy importante, la verdad es que esta historia ha sido escrita por toda nuestra comunidad estudiantil, así como por nuestros profesores y nuestros colaboradores.

Sea, pues, este libro un homenaje a quienes, como protagonistas de la EBC, han demostrado con su vida personal y su quehacer profesional que somos la mejor escuela de negocios del país.

Imaginemos un viajero en el tiempo que recorre los años que van de 1929 a 2019 y que tiene la oportunidad de ver cómo nacieron, cómo se construyeron y cómo se desarrollaron las instituciones, las empresas, los grupos sociales, las manifestaciones culturales, la tecnología... Imaginemos que nuestro viajero tiene también la oportunidad de ver cómo fue cambiando el mundo entero y su geografía (política, económica, social y cultural), cómo se desarrolló la economía y el mercado mundial, cómo han tenido que convivir los nacionalismos y la globalización.

Ese viajero es la EBC, que tiene además una historia personal que contar, su propia vida, la vida de sus fundadores, de su comunidad docente, de sus alumnos, de sus colaboradores; su expansión geográfica, la ampliación de su oferta educativa, su vanguardismo tecnológico...

Porque más allá de la nostalgia, la revisión del pasado tiene como propósito central el conocimiento y el disfrute de nuestro presente para el diseño creativo de nuestro futuro. Ese ejercicio constante, el de revisar nuestro pasado para entender nuestro presente, nos permitirá conservar la salud, mejorar nuestros hábitos, incrementar la alegría de existir, convivir en igualdad de condiciones con las nuevas generaciones y ser una institución que sabe aprovechar la vida a los noventa.

“Las condiciones naturales intervienen en las alternativas de supervivencia de una u otra especie. Sin embargo, en el caso del ser humano, son la inteligencia y la voluntad los principales agentes de su propia evolución.”

Charles Darwin
Sobre el origen de las especies

Mensaje del Rector

Todo cambia, todo es dinámico. Persuadidos de ello y convencidos de que el modelo educativo de la Escuela Bancaria y Comercial no es algo fijo, sino que es un proceso en constante evolución, llegamos a los noventa años con un aparato formativo y educativo actualizado, acorde a los contextos del presente.

Tal contemporización parte de un convencimiento histórico y una certeza cultural: la sobrevivencia sólo es posible con una eficiente percepción del cambio y mediante una adaptación ingeniosa a las nuevas circunstancias, cualesquiera que éstas sean.

Cito a Charles Darwin para advertir que, aunque no hay en su libro emblemático un pasaje que diga textualmente que “las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”, este enunciado apócrifo que muchos citan y atribuyen al naturista inglés resume con bastante acierto la idea de la selección natural y nos sirve de metáfora para entender la fresca longevidad de la Escuela Bancaria y Comercial, una institución que cuenta con la fuerza de sus valores, con la inteligencia de su especialización y con la asombrosa capacidad de aclimatarse a tiempos y espacios en el devenir mismo de la historia.

Como institución de excelencia académica, la EBC tiene una misión específica. Con ella, mantenemos el compromiso de brindar contenidos académicos acordes a la realidad profesional y a las exigencias actuales. Afirmar que a los noventa años hemos llegado ya a la plenitud de nuestros anhelos, aquellos que se reflejan en nuestros principios y se formulan en nuestra visión, sería irresponsable. Todavía hay un camino largo que recorrer. Posiblemente, no lleguemos nunca al punto que nos permita decir que hemos alcanzado nuestras intenciones. ¿Por qué? Porque tenemos otra certeza: siempre podremos mejorar y fortalecer nuestra cultura institucional y el correspondiente liderazgo que ésta nos proporciona.

Dr. Carlos Prieto Sierra
Rector de la Escuela Bancaria y Comercial