La nueva industria cinematográfica

Icono ventana

Sergio Méndez Ramos*

Desde el 28 de diciembre de 1895, día en que los hermanos Lumière llevaron a cabo la primera proyección de cine**, la cinematografía se ha transformado notablemente, al punto de convertirse en una de las industrias más poderosas alrededor del mundo, que tan sólo en 2017 generó poco más de once mil millones de dólares (en México, las taquillas redituaron alrededor de mil millones de pesos).

No obstante, nos encontramos en un parteaguas dentro de esta industria.

Desde sus inicios, el cine planteó un modelo de negocio claro: vender entradas para el disfrute de una proyección en un teatro (sala de cine). Si bien esta modalidad de venta se mantiene vigente, un nuevo modelo emerge de los océanos cibernéticos.

Para nadie es una sorpresa que el uso masivo del internet ha trasformado la manera de llevar a cabo diversas actividades (compras, consulta de información, visualización de contenido multimedia, etcétera). Sin embargo, la reciente popularización de plataformas de contenido a la carta (on demand) nos lleva a replantear la forma de comercialización de las producciones cinematográficas.

Más allá de las disputas generadas en torno a qué es cine y qué no lo es, recordemos que para un grupo de directores y productores el uso de tecnologías digitales en la filmación*** y la proyección de películas no debería ser considerado como séptimo arte. La incursión de la tecnología en este gremio nos obliga a revisar el concepto de obra cinematográfica y la manera en que ésta llega a los espectadores.

El conflicto en Cannes

Durante la 71ª edición anual del Festival de Cine de Cannes, que se celebró del 8 al 19 de mayo de 2018, se suscitó uno de los conflictos más memorables en la industria cinematográfica de los últimos años: diversas obras producidas por Netflix fueron consideradas para formar parte del cartel de dicho festival; sin embargo, las diferencias se produjeron cuando el comité organizador informó que ninguna obra sin distribución cinematográfica en Francia (en salas de cine) podría competir por la Palma de Oro, máxima presea de este certamen.

Ante dicha declaración, casi todas aquellas producciones realizadas por esta empresa de streaming**** quedaron automáticamente descalificadas (es importante señalar que la mayoría de las producciones de esta empresa estadounidense no se distribuyen en salas de cine tradicionales, sino que su exhibición se lleva a cabo exclusivamente mediante sus plataformas en línea).
Ante ello, Ted Sarandos, director de contenido de este corporativo, retiró todas aquellas películas que serían proyectadas en el festival, a manera de protesta por la exclusión, la cual tildó de injusta y de reflejo de la poca modernización en el modelo de negocios de esta industria.

¿El adiós de la ventana de distribución?

El sistema de ventanas de distribución es un esquema que establece que todas las obras cinematográficas deben conceder un periodo de exclusividad a las salas de cine para su exhibición (hasta noventa días, generalmente) y posteriormente continuar su distribución mediante diferentes canales tales como la venta de películas en DVD o Blu-ray, la compra o renta digital, hasta llegar a plataformas VOD o bien a través de televisión abierta.

En los últimos años, dichos periodos de exclusividad se han vuelto cada vez más estrechos. No obstante, en países como Francia, las leyes establecen que debe otorgarse un periodo de 36 meses desde su estreno en salas de cine para que un filme pueda ser distribuido mediante plataformas digitales, lo que representa un freno para el modelo de negocio de estas nuevas organizaciones.

Pese a que la industria cinematográfica continúa en crecimiento y en años recientes ha alcanzado marcas históricas, es evidente que los hábitos de consumo de la audiencia están cambiando: en 2017, en Estados Unidos (uno de los mercados más grandes de este negocio), la asistencia cayó aproximadamente un 5%, descenso que es consecuencia evidente de la popularidad de plataformas como Amazon Prime Video, Netflix y HBO Go, entre otras empresas que producen contenido original exclusivo, lo cual representa un duro golpe a la industria del cine.

Asimismo, para diversos expertos, la rentabilidad de las salas de cine tradicionales dependerá de la innovación que éstas puedan ofrecer a sus asistentes: más allá de la película, deberá darse una circunstancia especial (salas VIP y experiencias 4D, por ejemplo) que reconquiste al espectador y lo regrese a estos recintos.

México y la nueva forma de ver cine

Nuestro país no es ajeno a las polémicas generadas en torno a la distribución de obras cinematográficas mediante plataformas digitales. En semanas recientes, se ha despertado una fuerte polémica en torno a la distribución de Roma, la última cinta dirigida por Alfonso Cuarón. El público ha criticado la ausencia de este filme en la cartelera de cines comerciales. Sin embargo, el conflicto surge debido a que dicha producción fue vendida al servicio de streaming de Netflix, por lo que las empresas distribuidoras en sala señalan el incumplimiento del tiempo requerido en cartelera para poder proyectarla de manera redituable en sus recintos.

Sin duda, estamos frente a un momento de inflexión en la historia de la cinematografía, donde los nuevos modelos de negocio podrían llevar a una reestructuración en la manera en que se consumen estos filmes, ¿Será el fin del término pantalla grande? ¿O nos encontramos en la génesis de una nueva disciplina artística exclusiva de los entornos digitales? No podemos responder con certeza, sólo asegurar una evidencia: los modelos de negocio se transforman y revolucionan la industria.

*Redactor Publicitario
**La icónica cinta, proyectada en el Gran Café del Boulevard de los Capuchinos de París, Francia, mostró por primera vez el arribo de un tren a la estación en movimiento
***En el sentido estricto de la palabra filmar, significa registrar imágenes y sonidos sobre una película de triacetato, también llamada película celuloide o cinta cinematográfica
****Transmisión de contenido multimedia mediante plataformas en línea