La misión
de catapulta

Icono ventana

Rocío Pérez Martínez*

Una constante en los medios digitales e impresos es la historia del emprendedor**, que casi sin esfuerzo da con la solución a una necesidad muy sentida en algún sector de la sociedad (y que logra con ello un envidiable éxito económico).

Sin embargo, la realidad se observa distinta desde un centro de emprendimiento como Catapulta, donde el trabajo lo dicta la búsqueda y la creación de redes que beneficien a nuestra comunidad, dinámica diaria que nos ha dejado grandes aprendizajes sobre aquello que hay detrás de una historia de éxito: la ética, el trabajo en equipo, la resiliencia, la capacidad de sobreponerse ante un fracaso, etcétera.

Antes que el producto, está la persona. ¡Ésa es la primera lección! Antes, el negocio consistía en primero crear un producto y después ofrecerlo a un cliente ideal, apenas identificado desde el escritorio. Ahora, antes de tomar decisiones de inversión de dinero, tiempo y recursos humanos, es esencial darse el espacio para entender muy bien qué problema queremos resolver y quién es esa persona que tiene el problema.

Este proceso de descubrimiento no es una receta. No se trata de seguir una serie de pasos que supuestamente garanticen un resultado exitoso (modelo con el cual “funcionaban” las incubadoras de negocios, costosas y casi siempre ineficaces), sino de cumplir una misión, consistente en articular y vincular iniciativas que promuevan e impulsen la cultura emprendedora, para tejer una red de talentos que inspiren y guíen a otras personas en la búsqueda de soluciones para los grandes problemas que enfrenta la sociedad en todo el mundo.

En Catapulta compartimos los Principios Institucionales de la Escuela Bancaria y Comercial (somos estudiantes para siempre, somos impulsores de progreso, somos honestos y socialmente responsables), pues tales principios nos han permitido posicionarnos como un agente neutral, promotor de la colaboración a través del emprendimiento y la innovación, para lograr el bien común.

A tres años de operación***, hemos sido creadores y partícipes de grandes iniciativas como Comcats****, Startup Weekend, Meetup Bitcoin Ciudad de México, Posible, Hult Prize, Panel Fintech y Semana Nacional del Emprendedor, entre otras. Estos logros se explican por el respaldo de una institución sólida como la EBC y por el apoyo recíproco de sus comunidades.

En congruencia con esta naturaleza emprendedora, entendemos que el aprendizaje es constante, de modo que hacemos un llamado a nuestros profesores, alumnos, ex alumnos y colaboradores para proponer ideas que desde nuestra institución permitan con-tribuir al desarrollo social y económico de nuestro país a través del emprendimiento.

Para mayor información sobre Catapulta, puedes visitar el sitio www.catapultamexico.org y seguir nuestras actividades en las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) de CatapultaMX. Asimismo, si tienes alguna propuesta o sugerencia, escribe a contacto@catapultamexico.org

*Directora de Catapulta, Centro de Emprendimiento de la Escuela Bancaria y Comercial.
** El emprendedor es definido por INADEM como la persona “con inquietudes empresariales, en proceso de crear, desarrollar o consolidar una micro, pequeña o mediana empresa a partir de una idea emprendedora e innovadora”.
*** Catapulta, Centro de Emprendimiento de la Escuela Bancaria y Comercial, nació en enero de 2015.
**** Comcats son grupos de estudiantes EBC líderes de Comunidades Catapulta, dedicados a promover cultura de emprendimiento en cada uno de los campus.