DÉCIMO ENCUENTRO
DE EMPRENDEDORES

Icono ventana

Erick Omar Rosas Romero*

9 de noviembre de 2017. Son las cinco de la tarde de un caluroso jueves en Campus Tlalnepantla. Estamos celebrando una gran fiesta. Pero antes de entrar de lleno en este tema, regresemos al principio del día…

En el número 98 de Cerro de las Campanas, en el Estado de México, son afinados los últimos detalles de un gran montaje. De cada piso cuelgan coloridas lonas que llevan impreso el nombre de todos los campus de la Escuela Bancaria y Comercial. En la playa de nuestra sede se concluye la construcción de un escenario muy ad hoc para la ocasión, mismo que en unas horas se convertirá en el espacio más concurrido del Décimo Encuentro de Emprendedores.

En este espacio nos recibe muy cálidamente un grupo de estudiantes de todas las licenciaturas y de todos los semestres, así como varios colaboradores de la Institución. Todos ellos portan, con gran orgullo, la playera que los identifica como organizadores y guías de este encuentro. Quien esto escribe ha tenido la oportunidad de presentarse desde muy temprano en este campus y ha sido testigo de la excelente organización y de la conocida hospitalidad de nuestra comunidad.

En un primer recorrido podemos presenciar el gran trabajo realizado por el equipo de mantenimiento y planta física, que va de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo moviendo muebles y concluyendo con la minuciosa limpieza de las instalaciones. Los organizadores realizan las últimas reuniones para mantener la coordinación, ya de por sí inmejorable. Las mesas de registro están listas y el equipo técnico afina detalles de audio, video e iluminación.

¡Veinte equipos conformados por jóvenes talentosos y con mucha visión de los negocios! Todos ellos llegan acompañados de amigos, familiares y representantes de sus respectivos campus, quienes les ofrecen apoyo emocional y profesional.

Avanzan las horas y poco a poco arriban más invitados. La emoción predomina en el ambiente, pues en este punto coinciden los amigos que habían dejado de verse y que vuelven a encontrarse. Las manos se estrechan y los abrazos expresan la fraternidad y la alegría de una comunidad que se conoce y se reconoce.

La tarde sigue su imparable marcha y los participantes ya se encuentran perfeccionando el montaje de sus módulos, los cuales se alzan con vívidos colores y luces deslumbrantes. De un lado a otro, nuestros invitados se mueven para sumar elementos que mejoren sus presentaciones.

Ahora sí, son las cinco de la tarde y la playa del campus está abarrotada: el barullo de medio millar de personas revela el ansia por comenzar…

Éxito y fracaso, decisiones de vida es el nombre de la conferencia magistral ofrecida por el maestro Ramón Martínez Juárez, con la que inauguró el escenario principal de este encuentro. Después, sigue Horneando el éxito a través del fracaso, la plática del chef Daniel Ovadía. Ambos invitados hablaron acerca de los retos que implica el emprendimiento en estos tiempos y sobre la manera de librar los obstáculos que surgen cuando decidimos abandonar nuestra zona de confort.

Cae la noche en Campus Tlalnepantla y el día concluye con un espectáculo de danza aérea que cautiva la mirada de todos los presentes. Nos vamos a descansar.

Llega la mañana del 10 de noviembre. Desde muy temprano visitamos los múltiples módulos que presentan proyectos diversos para la solución de problemas sociales y ambientales. Cada proyecto es evaluado por jueces especializados en el ámbito del emprendimiento, quienes calificaban su vialidad y su sustentabilidad, entre otros factores.

Nuevamente, cual déjà vu, el tiempo avanza sin consideraciones, y llega uno de los actos más esperados del encuentro: El poder de los viajes, conferencia dictada por Alan Estrada, personaje conocido por su actividad en internet y por sus viajes alrededor del Planeta.

Terminada la plática del aventurero, las autoridades toman el micrófono, para mencionar a los ganadores del encuentro. Las porras no se hacen esperar y todos los equipos son apoyados con efusividad. Corresponde a la maestra María Antonieta Vargas, Directora de Campus Tlalnepantla, nombrar a los triunfadores:

Plant-é, proyecto de Campus Chiapas, obtiene el primer lugar. La iniciativa consiste en utilizar la fibra de coco para la fabricación de contenedores (macetas, papeleras, revisteros, etcétera), para reducir el uso de plásticos.

Orgullosos, los integrantes de este equipo suben al escenario para ser galardonados, en medio de un ensordecedor ambiente de aplausos y gritos.

Termina el encuentro y concluimos nuestra crónica. Nos despedimos con el reconocimiento al valioso esfuerzo de todos los participantes y con el deseo de que el próximo año nos veamos en un encuentro más de emprendedores de la EBC.

*Coordinador de Comunicación y Planeación de Medios Internos