Crecemos en Mérida

Nacimos para descubrirnos en el impulso colectivo de progreso. Nacimos para ser reflejo de quienes buscan educación superior de calidad. Nacimos para entendernos con sociedades maduras y vigorosas. Nacimos para catalizar el talento y el emprendimiento. Nacimos para encontrarnos en Mérida, como nos hemos encontrado en otras diez ciudades.

Fue el 9 de septiembre de 2016 cuando concretamos uno de nuestros más caros anhelos: la fundación de Campus Mérida, un espacio para la excelencia educativa, un punto de partida para quienes, como emprendedores, están decididos a generar, desde la honestidad, la responsabilidad social y el estudio permanente, MÉRIDA dimensiones de progreso individual y colectivo.

Pronto se cumplirán tres años del momento en que la EBC se comprometió en Yucatán, como lo ha hecho en otras entidades, a formar profesionales emprendedores que se distingan en el ámbito de las organizaciones por su saber, por su hacer y por su ser. Ésa es su misión y en ella estásu promesa: ofrecer a los emeritenses sus licenciaturas, cada una de ellas con la solidez y el prestigio obtenidos a lo largo de noventa años de una historia que se resume en dos palabras: excelencia académica.

En el contexto de la expansión de la Escuela Bancaria y Comercial durante el siglo XXI, Campus Mérida es un paso más como proyecto educativo en el campo de los negocios, un paso que la consolida como institución que ofrece servicios y oportunidades ahí donde no lo había hecho antes. Campus Mérida responde a las necesidades de un país que crece y refleja a la EBC como empresa valiente que abre brecha con un servicio educativo especializado.

Sigue, después de tres años, el encuentro de dos mundos que no se conforman con cualquier realidad y que aspiran, por eso mismo, a que la excelencia educativa sea base del trabajo institucional, para el progreso de toda la comunidad. Por eso, el pasado jueves 23 de mayo, la EBC escribió las primeras líneas de un nuevo episodio en la historia de su expansión educativa: en un acto de valor simbólico, fue colocada la primera piedra de Campus Mérida 2020, el que será la nueva casa de la EBC en dicha ciudad y que abrirá sus puertas en agosto del próximo año en la colonia Cordomex Revolución (este nuevo edificio tendrá la capacidad para atender aproximadamente mil estudiantes e incluso ofrecer otros programas académicos, como la Licenciatura en Derecho y nuestros posgrados, así como Educación Continua y Educación Corporativa).

En su discurso, el doctor Carlos Prieto Sierra, subrayó: “A Mérida y a todos los que confiaron en nosotros, quiero decirles que no tengo palabras para agradecer su confianza. Hoy comenzamos un proceso constructivo que nos llevará un poco más de un año, y felizmente será en el semestre académico de otoño de 2020 cuando estemos estrenando un nuevo campus, un campus que por supuesto superará al actual.

Por ello, quiero aprovechar para agradecer a los desarrolladores, los arquitectos interioristas, los constructores y los trabajadores de la construcción su determinación, su apoyo y su trabajo, que estoy seguro nos llevará exitosamente a la inauguración de lo que será el nuevo Campus Mérida de la EBC (…). También quisiera agradecer a las empresas de primer nivel de la propia ciudad de Mérida, el que ya en estos momentos –cuando aún no egresa nuestra primera generación- estén contratando a los alumnos de la EBC, para integrarlos a sus organizaciones como colaboradores”. Asimismo, señaló que “con la inversión inmobiliaria que hoy se está comprometiendo, más las fuentes de trabajo que se abrirán a personal académico altamente capacitado, la derrama económica que de manera natural se generará y la eventual integración de un mayor número de ex alumnos al mundo laboral (…), estamos haciendo de Mérida una ciudad cada vez más fuerte”.

Dos años y ocho meses después de haber comenzado nuestra aventura en tierras del Mayab, volvemos para ir más lejos, para llegar hasta donde nuestra misión siga cumpliéndose entera y cabalmente.

Orígenes de una gran ciudad

En la parte septentrional de la Península de Yucatán se localiza la ciudad de Mérida, fundada por Francisco de Montejo en 1542 sobre los vestigios de T’Hó, ciudad maya de imponente arquitectura que tuvo, durante su florecimiento, la monumentalidad de Chichen Itzá.

T´Hó, nos cuenta el arqueólogo Josep Ligorred, estaba situada en un altillo natural del terreno de unas 350 hectáreas, con depresiones cársticas y varias fuentes naturales de agua. Ese altillo lo ocupa hoy el Centro Histórico de Mérida. A partir del siglo XVI, las piedras de los edificios de la antigua ciudad maya sirvieron como cantera para la construcción de la ciudad colonial.

Los españoles encontraron T’Hó abandonada, pero tuvieron tiempo de admirar lo que de ella quedaba. En el capítulo XLII de su Relación de las Cosas de Yucatán (c. 1566), fray Diego de Landa escribe:

“Si Yucatán hubiere de cobrar nombre y reputación con muchedumbre, grandeza y hermosura de edificios como lo han alcanzado otras partes de las Indias, con oro, plata y riqueza, ella hubiera extendídose tanto como el Perú y la Nueva España, porque es así en esto de edificios y muchedumbre de ellos, la más señalada cosa cuantas hasta hoy en las Indias se han descubierto, porque son tantos y tantas las partes donde los hay y tan bien edificados de cantería, a su modo, que espanta.”

Luego, en el mismo capítulo, especifica:
“Los segundos edificios que en esta tierra son más principales y antiguos –tanto que no hay memoria de sus fundadores-, son los de T´Hó; están a trece leguas de los de Izamal y a ocho del mar como los otros; y hay señales hoy en día de haber habido una muy hermosa calzada de los unos a los otros. Los españoles poblaron aquí una ciudad y llamáronla Mérida por la extrañeza y grandeza de los edificios.”

La palabra Mérida es herencia latina. Veinticinco años antes de nuestra era, el naciente imperio romano fundó la ciudad de Augusta Emerita, para ubicar en ella a los solados licenciados (eméritos) de algunas legiones que habían combatido en las guerras astur- cántabras (el nombre de Augusta, obviamente, se refiere al primer emperador romano, Octavio Augusto). Actualmente, esa Mérida original es la capital de la comunidad autónoma de Extremadura, y su nombre fue adoptado por dos ciudades americanas: la Mérida de Venezuela y la Mérida de México.