Cinco años de Catapulta

Icono ventana

Pablo Prieto Echeverría*
Rebeca Santacruz Hurtado**

La cultura del emprendimiento tiene entre sus principales tareas la iteración, práctica común en las ciencias que consiste en la repetición múltiple de los procesos. Y como Catapulta no sólo es un centro de emprendimiento, sino que se asume a sí mismo como un emprendimiento, durante sus cinco años de existencia ha ejercido la iteración para refinar su propuesta de valor. Catapulta es una plataforma que vincula a la comunidad estudiantil de la EBC con otras comunidades y otras organizaciones del mundo del emprendimiento.

Hoy, el centro Catapulta está integrado al sistema EBC, pero también mantiene su posicionamiento particular, tanto en la Ciudad de México como en otras entidades de la República, en las cuales tenemos presencia a través de diversos programas: Hult Prize, Comunidades Catapulta (ComCats), Trepcamp, Startupweekends y talleres de emprendimiento e impacto. Son el resultado de cientos de intentos por encontrar lo que realmente interesa a nuestra comunidad y el valor que podemos darle, así como la manera de operarlo y ejecutarlo en el sistema.

Catapulta sigue trabajando como una empresa emergente, sigue teniendo una mentalidad de constante evolución e iteración, y no nos vamos a detener, porque en todo proceso de creación siempre hay posibilidades de pulir un proyecto.

Lo que viene

Nos hemos dedicado durante cinco años a buscar nuevas maneras de detonar la cultura emprendedora entre estudiantes, profesores y colaboradores, y seguiremos trabajando en ello. Sin embargo, también trabajaremos, junto con aliados y socios estratégicos, en nuevos métodos de detección de ideas en ciernes que ofrezcan posibilidades de éxito en los mercados.

Por otro lado, Catapulta ampliará su presencia en las áreas académicas, para crear programas y estrategias de fortalecimiento de cultura. Hicimos un par de ejercicios, actualizamos el plan de estudios y capacitamos a cuarenta profesores con metodologías de emprendimiento; pero eso es una gota en un vaso: se va a requerir más esfuerzo. Afortunadamente, hoy tenemos grandes aliados, herramientas nuevas y mucha credibilidad, lo que nos permitirá causar un mayor impacto.

Los estudiantes que participan en las ComCats ya están estableciendo contacto directo con emprendedores de otras partes, hecho que nos alegra y nos emociona, tanto como el pensar en lo que sucederá durante los próximos años: sabemos que tanto la EBC como Catapulta seguirán fortaleciendo su prestigio e impactando positivamente en la sociedad mexicana.

*Director de Vida Estudiantil
**Directora de Catapulta, Centro de Emprendimiento