Alejandro Rendón del Rosal
Ex Alumno Distinguido 2018

El prestigio y los resultados de una comunidad universitaria se cristalizan gracias a los logros de sus egresados. Es el caso de la Escuela Bancaria y Comercial, que en casi nueve décadas ha formado a más de ciento cincuenta y siete mil estudiantes. Entre ellos, hay innumerables casos de éxito, notables profesionistas que, en su quehacer diario y basados en los valores infundidos por su alma máter, se han convertido en pieza clave para la economía y el desarrollo de nuestro país, a la vez que se han distinguido por asumir el conocimiento como base de su preparación y como herramienta fundamental de su profesión.

A estos personajes, la EBC los reconoce como Ex Alumnos Distinguidos. Todos ellos se caracterizan por una trayectoria ascendente, a lo largo de la cual han asumido cargos directivos o han encabezado organizaciones con presencia nacional e internacional.

Por eso, estamos convencidos de que nuestra comunidad estudiantil puede encontrarse en muchas partes,
pero sobre todo en el orgullo de ser Ex Alumnos EBC.

El comienzo de una vida

No me esperaba el nombramiento, pero lo acepto con orgullo y con responsabilidad, y lo entiendo como resultado de mi comportamiento profesional. Es una inyección de vitalidad que me impulsa a renovar mi compromiso con los principios y la filosofía de mi alma máter.

Estamos en el México de 1954. El peso experimenta una depreciación histórica, fallece la pintora Frida Kahlo, la Escuela Bancaria y Comercial celebra su vigésimo quinto aniversario… y nace Alejandro Rendón del Rosal, el martes 11 de mayo, en el Distrito Federal.

La Bancaria

Mi llegada a la Escuela Bancaria y Comercial obedeció a un deseo que tuve desde pequeño, al percibir la dedicación que uno de mis tíos tenía hacia su profesión de contador público.

Tres lustros después, a los quince años de edad, Alejandro ingresa a la EBC, para estudiar la Vocacional y la carrera de Contador Público, inspirado en la imagen de dos tíos (uno, contralor; otro, tesorero) y con la luminosa conducción de maestros ilustres y figuras prominentes de la educación en México, como don Alejandro Prieto Llorente y don Ignacio Carrillo Zalce.

La teoría y la práctica

Al comenzar la carrera, el primer día de clases, lo que me impresionó fue el edificio de Reforma 202, que representó en ese momento la alegría de ser aceptado por la EBC y la concreción de mi deseo de estudiar Contaduría Pública.

A mitad de la carrera, Alejandro entra al despacho Roberto Casas Alatriste, para quedar a las órdenes de Humberto Murrieta Necoechea. Y en el justo equilibrio de los conocimientos teóricos y prácticos, el joven estudiante concluye su licenciatura con la tesis La planeación y la supervisión en la auditoría de estados financieros, cuyo contenido y cuya exposición reciben en 1976 la aprobación unánime de sus sinodales.

La vida profesional

Desde siempre he tenido la idea muy clara de que la EBC es la mejor escuela para estudiar Contaduría Pública. La Bancaria es una referencia en el medio. Elegirla como mi casa de estudios superiores fue una decisión muy sencilla de tomar.

Poco tiempo después, el mismo don Humberto Murrieta lo invita a abrir la oficina de Hermosillo, encomienda que Alejandro aceptó gustosamente y que lo llevó a radicar un tiempo considerable en la capital sonorense. Años más tarde, el contador Rendón se integró a la administración pública federal y conoció a otra persona que marcó su vida: León Alazraki Gaysinsky, entonces Director de Finanzas de Nacional Financiera, quien, como don Humberto, lo enseñó a trabajar, a ser todo un profesional y a conducirse con honestidad y absoluta rectitud.

Somos estudiantes para siempre

Entre los profesores que dejaron huella en mi vida profesional, están Alfonso Ferreira, al que siempre consideré un ejemplo a seguir; Javier Labrador, quien fue mi director de tesis; y Alfonso Rubio, cuya bondad enriquecía su cátedra.

Otra de mis pasiones es dar clases, lo que sólo puedo cumplir con preparación constante y desarrollo permanente. No puedo quedarme atrás, si es que en verdad quiero sembrar la semilla del conocimiento en las nuevas generaciones.

Con la madurez que otorga la experiencia y con el compromiso personal de la superación continua, Alejandro obtuvo la Maestría en Desarrollo Organizacional de la Universidad de Monterrey y asumió la Dirección de Recursos Humanos en Banca Serfin, donde conoció a Federico Castillo Carranza, el tercer personaje clave de desarrollo profesional, la persona que lo enseñó a ser un buen directivo, a velar por la empresa, a proteger a los empleados y a conducirse con empatía laboral. Ambas experiencias, la maestría y el paso por Banca Serfin, le permitieron descubrir en sí mismo una veta hasta entonces desconocida: la pasión por el capital humano, que empezó a cultivar y que lo llevó a formar parte de la empresa Marzam, también ahí como Director de Recursos Humanos.

Somos impulsores de progreso

El reconocimiento en Recursos Humanos es constante, tanto de parte de los candidatos y colaboradores como de los directores: unos y otros saben agradecer el esfuerzo hecho para encontrar a la persona idónea, pero advierto siempre que el logro es de la persona contratada y de la Institución.

Fue en 2010 cuando Alejandro se incorporó a Scotiabank, donde ha asumido diversos cargos directivos en el área de reclutamiento y selección de personal. Y apenas hace unos meses, en julio de 2018, fue nombrado Director de Atracción de Talento.

Somos honestos y socialmente responsables

La pasión viene del corazón. Es algo con lo que me levanto todos los días, para hacer las cosas sin condiciones ni intereses, sino con amor y deseo.

Para Alejandro, la familia es el motor de su vida e incluso de su trabajo: inspirado por ella y por su propio entorno laboral, ha refinado y redefinido sus conceptos de equidad de género, inclusión y diversidad…

Tanto en mi vida personal como en mi vida profesional, los valores y la ética son elementos fundamentales de mi quehacer diario.

Con base en lo anterior, por reflejar en su vida los Principios Institucionales de la EBC y en reconocimiento a su trayectoria profesional, la Escuela Bancaria y Comercial nombra a Alejandro Rendón del Rosal Ex Alumno Distinguido 2018, convencida de que en él se refleja nítidamente el lema institucional: Solidez en el saber, destreza en el hacer, integridad en el ser.