Atajos mentales
para mejorar las decisiones financieras

Icono ventana

RAÚL MARTÍNEZ SOLARES*

Icono Atajos mentales
para mejorar las decisiones financieras

La simplicidad es la máxima sofisticación.
Leonardo da Vinci

En economía conductual, se conoce como “sesgos heurísticos de decisión” a los atajos mentales que utilizamos para tomar decisiones. En la mayoría de los casos,se trata de procesos casi inconscientes o experiencias que transpolamos de circunstancias diferentes para decidir rápidamente ante una nueva experiencia.

Generalmente, la utilización de estos atajos no representa una utilidad relevante para las decisiones fi nancieras, y en algunos casos puede incluso disminuir la calidad de las mismas.

Sin embargo, existen alguno atajos también llamados reglas de dedo (rules of thumb), que son breves recomendaciones generales para entender y decidir rápidamente en temas de planeación fi nanciera. Se trata de hacer simples las recomendaciones que de otra manera serían complejas.

CON estas reglas, tienes una guía práctica para la toma de algunas decisiones financieras.


El primero de estos atajos se conoce como Regla del 72, que ayuda a entender y dimensionar el efecto del interés compuesto en una inversión, pues sirve para calcular cuánto tiempo pasará para que un monto se duplique, dada una específi ca tasa de rendimiento promedio anual. La regla consiste en dividir el número 72 entre el interés promedio anual que esperamos obtener.

UN
ATAJO ÚTIL
PARA LA COMPRA DE UN
AUTOMÓVIL ES LA
REGLA 20/4/10:

1. Tu enganche debe cubrir
mínimamente el 20% del costo total.
2. No debes tener un plazo
de deuda mayor a cuatro años.
3. No debes destinar más del
10% de tu ingreso a las
mensualidades del
automóvil.



Otro atajo conocido es la Regla 50/30/20. Nuestro ingreso debe distribuirse por porcentajes a gastos no opcionales (50%); a gastos no recurrentes (30%); y al cumplimiento de metas fi nancieras (20%).

Aunque puede haber otras combinaciones mejores, la simpleza de la regla ayuda a dimensionar muy claramente una distribución adecuada de los ingresos para cada rubro.

La regla de 3/6 para un fondo de emergencia se refi ere simplemente a que, al margen de cualquier ahorro de largo plazo, cada familia debe establecer un fondo para emergencias que equivalga al ingreso de tres a seis meses. Este fondo evitará en su momento endeudamientos y afectaciones a nuestras finanzas.

Las proporciones que deben cuidarse

Para el retiro, conviene destinar el 10% de los ingresos, adicional al ahorro obligatorio regular que se realiza mediante una administradora de fondos.

En relación con las inversiones de largo plazo (como las del retiro), una recomendación general se refi ere a que durante la fase de ahorro (antes de los sesenta años de edad) conviene que el porcentaje del monto invertido conservadoramente en instrumentos de bajo nivel de riesgo sea igual a la edad de la persona. Así, para un joven de treinta años, 30% es la proporción conservadora de sus ingresos y 70% la inversión más agresiva. Para una persona de cincuenta años de edad, la proporción debe ser de 50/50.

Con estas reglas, puede tenerse una guía inicial práctica. Si bien, a nivel técnico, algunas de ellas son discutibles y merecen más precisión, lo cierto es que estos atajos funcionan como puntos de partida en las decisiones financieras de corto y largo plazo que tomemos y que impactarán en nuestro bienestar y en el de nuestras familias.

*Politólogo, mercadólogo, especialista en economía conductual y Director General de Mexicana de Becas, Fondo de Ahorro Educativo. Agradecemos al autor por permitirnos reproducir este artículo, originalmente publicado en el periódico El Economista. Síguelo en @martinezsolares